jump to navigation

URGENTE: Desenterrar la memoria prehispánica de Canarias 3 agosto, 2016

Posted by Domingo in Canarias.
Tags: ,
trackback
Fuente: Centenario del fallecimiento de Juan Bethencourt Alfonso (1913-2013) (http://juanbethencourtalfonso.com/web/su-obra/libros/)

Fuente: Centenario del fallecimiento de Juan Bethencourt Alfonso (1913-2013) (http://juanbethencourtalfonso.com/web/su-obra/libros/)

Celso Martín de Guzmán solía insistir en que el palacio de los guanartemes se encuentra enterrado bajo la iglesia de Santiago de Gáldar y sus aledaños. Al margen de la veracidad de las fuentes escritas que lo acreditan, parece bastante lógico que así sea. Sobran los ejemplos en la historia en lo que el nuevo poder levanta sus símbolos sobre los de la autoridad derrotada, en un ejercicio muy plástico y contundente de sometimiento y suplantación, a la vez que también de continuidad.

Pero quizá lo más interesante de todo esto desde un punto de vista historiográfico no sea el hecho en sí mismo, sino cómo llegó Martín de Guzmán a esa convicción. Su oficio de arqueólogo e historiador influyó necesariamente en ello. Pero, sin duda alguna, su condición de descendiente de Catalina de Guzmán (la joven Arminda Masequera, entregada finalmente por los canarios a los conquistadores como depositaria de la soberanía isleña) debió jugar un papel decisivo: resulta muy difícil imaginar que la memoria familiar de los Guzmán, el linaje de la princesa Masequera, hubiese olvidado un dato tan relevante como la localización del palacio de los guanartemes. ¿Y cuántas familias galdenses más lo recuerdan?

Contra lo que pudiera parecer, esto no es un alegato en favor de desenterrar ese palacio. Es un intento por iluminar un campo que la historiografía canaria ha transitado insuficientemente para acercarse al pasado prehispánico de las Islas: los estudios antropológicos. El saber popular sobre ese tiempo, “oculto” en el folclore, en las costumbres, o en la tradición oral puede que no haya recibido toda la atención que merece. La memoria familiar y social en el medio rural y en las islas menos pobladas podría ser una fuente primaria muy enriquecedora. Con todas las garantías metodológicas necesarias, hay que “desenterrar” la memoria prehispánica de los isleños.

Los descendientes de Masequera no pueden constituir una excepción, un caso único. ¿Qué hechos, datos, lugares, personas atesoran las memorias de las familias que han conservado hasta el presente más inmediato el juego del palo en sus diversas modalidades y denominaciones? ¿Qué recuerdos conservan las familias de cabreros dedicadas a esa actividad desde tiempo inmemorial en casi todas las islas del Archipiélago? ¿Qué pueden evocar, quizá todavía, algunos miles de canarios sobre un pasado que se remonta no más de quince generaciones atrás?

Tal vez no sea mucho, pero una o dos piezas insignificantes pueden completar un puzzle, haciéndolo definitivamente visible y comprensible para todos. La arqueología ha sido y seguirá siendo la principal herramienta para conocer el pasado prehispánico. Bajo el suelo de las Islas queda mucho por desenterrar, porque casi mil quinientos años de ocupación son más que suficientes para dejar cuantiosos rastros de actividad humana. Y, como ha sucedido hasta ahora, realizará nuevos y decisivos hallazgos.

En esa tarea los arqueólogos también se han apoyado en el saber popular. Pero se trata de llegar más lejos siguiendo los pasos de Juan Bethencourt Alfonso, cuando hace más de un siglo escribió su Historia del Pueblo Guanche, un imponente fruto de su irrefrenable actividad, tan arqueológica como antropológica. Continuará siendo imprescindible desenterrar restos materiales y, por qué no, el palacio de los guanartemes. Pero también es fundamental desenterrar la memoria isleña. Además, es otra manera de hacer a los canarios más dueños de su historia.

Hace una semana falleció Fernando Estévez González, uno de los grandes antropólogos de España y coordinador del Museo de Historia y Antropología de Tenerife, cuyo trabajo ha sido reconocido internacionalmente, y muy en especial su Indigenismo, raza y evolución. El pensamiento antropológico canario, 1750 y 1900. Escasamente cuatro días antes se había presentado la primera promoción del Grado de Antropología de la Universidad de La Laguna. Ojalá esa muerte y ese nacimiento contribuyan al desarrollo de los estudios sobre la memoria prehispánica de Canarias, por el ejemplo del primero y el impulso de los segundos.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: