jump to navigation

URGENTE: Sobre la transversalidad social de Podemos (capitalismo y clases) 5 abril, 2015

Posted by Domingo in España, Soberanía.
Tags: , ,
trackback

La transversalidad social y supuestamente ideológica de Podemos suele criticarse desde la izquierda, que ve en ella una suerte de indefinición populista: ni chicha, ni limonada. Y también la derecha carga contra ella tachándola como demagógica, porque la demagogia es su patrimonio exclusivo: la practica cada vez que apela a “los intereses de España y los españoles”.

Ahora que se acerca el tiempo de preparar la Declaración de la Renta, suelo contar a mis alumnos que la Agencia Tributaria es muy marxista definiendo las clases sociales. Para ella existen dos tipos de renta fundamentales: las procedentes del trabajo y las procedentes del capital. Marx y Engels no lo habrían organizado mejor.

También explico a mis alumnos que la creciente complejidad de las sociedades capitalistas occidentales permite afrontar el asunto de las clases sociales desde otra óptica, bastante más común: el nivel de renta. Pero ese enfoque no es incompatible con el anterior, y la Agencia Tributaria da fe de ello. La clase media en realidad es un conglomerado constituido por trabajadores bien -o muy bien- remunerados debido a su especialización y por pequeños y medianos empresarios cuyas rentas del capital poseen un volumen similar a las de muchos trabajadores cualificados. Y hasta ahí llegan sus afinidades. O llegaban.

Contra lo que proclama su ideología (la prosperidad para todos mediante el imperio del afán de lucro individual), la historia real del capitalismo muestra que su dinámica es justamente la contraria: la progresiva concentración de la riqueza en cada vez menos manos y la paulatina extensión de la pobreza entre una creciente masa de población. Oxfam Intermón, entre otras prestigiosas organizaciones internacionales, no ha cesado de denunciarlo. Marx y Engels también lo hicieron hace más de un siglo.

Hasta el comienzo de esta crisis financiera la pauperización se venía cebando sobre todo con los pueblos del “Tercer Mundo”. Pero ahora el gran capital internacional ha decidió exprimir sin piedad también a los pueblos del Occidente “acomodado”: a unos (griegos, portugueses, españoles…) más que a otros, pero a todos sin excepción, desde los Estados Unidos hasta la (aparentemente) autocomplaciente Alemania, donde el avance de la pobreza es igualmente perceptible.

La ofensiva del gran capital especulativo ha arrasado a las clases bajas y medias, es decir, a todos los asalariados y a los pequeños y medianos empresarios, que en España constituyen la inmensa mayoría de quienes obtienen su renta del capital. Ése y no otro es el sentido del lema “somos el 99%”, acuñado por el movimiento Ocuppy Wall Street”. Y ahí reside también la transversalidad del posicionamiento y las propuestas de Podemos y otros grupos políticos concurrentes a las próximas elecciones locales y autonómicas, nacidos todos al calor del rearme social que supuso el movimiento de los Indignados.

Desde esta óptica la transversalidad es muy coherente con una lectura (materialista) de la realidad social. Y deja en evidencia la debilidad de las interpretaciones de la izquierda y de la derecha. La primera sigue empeñada en convencer de que defiende sus intereses a una parte significativa de los votantes de la segunda, olvidando el problema crucial: que ese electorado no posee conciencia de clase. Y la segunda continúa engañando al electorado potencial de la primera, esgrimiendo los “interés de España” cuando en realidad defiende únicamente los del 1%.

Por eso lo que quizás defina mejor a los votantes de Podemos sea precisamente su conciencia. La crisis, como instrumento de acumulación capitalista, ha hecho aumentar sus afinidades materiales empobreciendo y precarizando a pequeños empresarios y trabajadores por igual. Pero, sobre todo, ha desarrollado su pensamiento social y político.

Una parte significativa de los votantes de Podemos pertenece a la clase media. Y ese apoyo constituye una buena prueba de su consciencia, porque supone una renuncia implícita a uno de sus rasgos históricos más señalados: la búsqueda de la estabilidad política. A ella han recurrido reiteradamente el PP y el PSOE, y las otras fuerzas comparsas del bipartidismo, usándola como reclamo en las pasadas elecciones andaluzas. Y han presentado a Podemos prácticamente como un hatajo de agitadores.

Una caracterización que habrá divertido a quiénes, desde otra óptica, ven en Podemos (y en otras opciones, como Ciudadanos) el recambio del sistema para que finalmente todo siga igual. A la vista de lo que está aconteciendo con Syriza es posible que las cosas acaben así. Aunque absolutamente todos coinciden en que España no es Grecia, y aún sea pronto para analizar lo que allí está sucediendo tras las elecciones de finales de enero.

No obstante, Podemos lleva en su ADN y en su “programa general” el final de este sistema y el desarrollo democrático de otro nuevo, cuestionando algunos aspectos esenciales de la Transición. Es una aspiración del movimiento de los Indignados, y es un elemento fundamental de la consciencia nacida en decenas de plazas de España en mayo de 2011, de donde también proviene el electorado de Podemos.

La nueva visión de España de esos votantes es la principal fortaleza de su partido. Pero también es su primera dificultad, porque los cambios de consciencia son muy difíciles y su extensión social limitada. Para muestra, la masa de votantes del bipartidismo: siguen confiando en que dará un giro de 180 grados para anteponer los intereses del 99%. Está por ver que Podemos lo haga, y ya hay quiénes desde dentro están atisbando el riesgo de una desviación. Pero la partida sigue abierta, y el 99% sigue existiendo.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: