jump to navigation

URGENTE: El regreso del humanismo 29 noviembre, 2014

Posted by Domingo in España, Soberanía.
Tags:
trackback

ConsejoNacional

Más allá de la capacidad, honestidad y coherencia que cada quién desee atribuirle a los miembros del recientemente creado “Consejo Ciudadano Estatal” de Podemos, su perfil simboliza dos regresos, dos reapariciones, que se pueden sintetizar en una: la vuelta del humanismo a los resortes de poder en España. El imperio del neoliberalismo en Occidente, que comenzó antes de la desaparición del “Telón de Acero” (tan rememorado hace varias semanas), terminó desalojando los valores humanos del pensamiento y de la acción política, en favor de los principios e intereses de los grandes capitalistas, centrados en los beneficios a cualquier precio.

Una década después de la caída del Muro de Berlín se hizo patente un fenómeno que ha continuado su curso hasta ahora. Las “Humanidades”, las ciencias y saberes que tienen por objeto central de su estudio al ser humano, estaban sufriendo un feroz ataque ampliamente denunciado en su momento, pero que apenas si trascendió de los círculos profesionales.

Por una parte, las corrientes inspiradas en el marxismo (estructuralismo, materialismo histórico, escuela de los Annales, sociología crítica…) fueron desautorizadas “por decreto”, pese a que habían sido las más exitosas y prolíficas del siglo XX. El derrumbe del bloque soviético se extrapoló automáticamente a los paradigmas asociados teóricamente al materialismo dialéctico, y contra toda buena praxis intelectual.

Por otra parte, la fascinación por el desarrollo científico y tecnológico, imprescindible para el aumento de la productividad y de la riqueza de los más ricos, se tradujo en un cierto descrédito social de las Humanidades. Pero, ante todo, supuso un recorte en la financiación de proyectos de investigación y la supresión de asignaturas y departamentos enteros en las universidades de aquí y de allá.

Desde entonces el discurso del poder se volvió exclusivamente economicista. La economía, la buena marcha de las cuentas de los grandes empresarios y especuladores financieros, se transformó en el único territorio de discusión, y en el único nicho productor de principios y argumentos en que fundamentar las decisiones políticas.

No puede ser fortuito que una parte muy significativa del grupo de dirigentes de Podemos posea una formación y una profesión humanística. Desde esos cimientos han construido su discurso y ya se verá si también su acción política. Aunque, de momento, representan el regreso de las Humanidades y su mirada a la escena política, para enfrentarse a la versión extrema del neoliberalismo que las había desalojado de ella hacía ya un cuarto de siglo.

Pero esas personas también simbolizan la irrupción de los Indignados en el territorio de la política. Una fracción muy relevante del nuevo Consejo Ciudadano procede directamente de la experiencia del 15M. Y de ahí también proviene una buena parte de su discurso.

Ese amplio movimiento social que eclosionó en España el 15 de mayo de 2011 se gestó precisamente contra el mismo enemigo de las Humanidades. Con su lema más destacado (“no somos mercancías en manos de políticos y banqueros”), volvió a poner al ciudadano, al ser humano, en el centro del debate, la crítica, y las propuestas políticas. Su antecedente “teórico” más inmediato fue un librito publicado en 2010: ¡Indignaos! Y tampoco es casual que su autor, Stéphane Hessel, fuera uno de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de diciembre de 1948.

Muchos dirigentes políticos del bipartidismo y algunos medios de comunicación no tardaron en desacreditarlos: eran una caterva de antisistemas y perroflautas, aunque no resultó ser ése su perfil sociológico. Pese a todo, sus reivindicaciones y sus movilizaciones lograron un apoyo social masivo, especialmente en los años 2011 y 2012, mientras que los Indignados diversificaban sus actividades y sus luchas, enraizando socialmente.

Puede que el descenso relativo de las movilizaciones a lo largo de 2013 hiciera pensar a algunos que el movimiento se desinflaba, y con él, su respaldo social. Pero, lejos de eso, reapareció, esta vez en la arena política, traspasando las fronteras de la esfera social en que había nacido y se había desarrollado. Sus resultados en las pasadas elecciones europeas de mayo constituyeron para todos (incluso para ellos) una sorpresa extraordinaria.

Ahora que los sondeos de intención de voto directo le dan el primer puesto para los procesos electorales del próximo año (y el tercero en el peor de los casos) la campaña contra ellos del bipartidismo y de la mayoría de los grandes medios ha arreciado hasta la náusea y, en ocasiones, el ridículo. Su programa económico, el principal y prácticamente único objetivo de esa acometida propagandística, les parece “irrealizable”. Parecen haber olvidado que todo depende de la mirada. Y la suya es profundamente inhumana, como el PP el PSOE y los medios que los encubren ya han acreditado sobradamente.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: