jump to navigation

URGENTE: Cuando el tiempo corre contra la dignidad 9 noviembre, 2014

Posted by Domingo in España, Soberanía.
Tags: ,
trackback

Ramón Cotarelo termina un reciente artículo suyo acerca de la corrupción del sistema, y especialmente del partido en el gobierno, asegurando que “la única salida digna es dimisión del gobierno, disolución parlamentaria y elecciones anticipadas, antes de que la situación se deteriore más”. Fue un final totalmente inesperado, del todo sorprendente. Pero no lo fue por su autor, o porque falten motivos para proponerlo: hace tiempo que las razones para unas elecciones generales anticipadas se desbordan del tazón de lo aceptable. En Alemania, espejo en que tanto dicen mirarse el gobierno y su partido, los ministros dimiten por copiar dos páginas de una tesis. Resulta prodigioso porque nadie más lo ha exigido, al menos entre las principales fuerzas políticas con representación parlamentaria, incluyendo Podemos.

Puede objetarse que interpelar a este gobierno para que abandone sus poltronas es como pedirle peras a una ameba. Si algo ha demostrado, desde que se hizo más que notorio el incumplimiento de su programa electoral de 2011, es desconocer absolutamente la conjugación del verbo dimitir. Desde entonces, el goteo de casos de corrupción en que se han visto envueltos unos cuantos miembros del propio gobierno y muchos cuadros del PP, se ha transformado en una gigantesca ciénaga que lo ha inundado todo: pero el gobierno continúa felicitándose por lo bien que lo está haciendo. Así que enredarse reclamando su dimisión constituye un ejercicio estéril, un esfuerzo baldío al que no merece la pena dedicar muchas energías. Sobre todo, teniendo en cuenta que 2015 será un año doblemente electoral, y el electorado ya se ocupará (supuestamente) de desalojarlos de muchos resortes del poder, como parecen indicar las encuestas.

Se trata sin duda de un argumento particularmente endeble, frente al valor de lo que se pierde cada día que Rajoy y sus ministros continúan ocupando La Moncloa: dignidad. (¡Vergüenza, vergüenza! Eso vienen gritando últimamente los Indignados). La dignidad, ante sí mismos y ante los demás, de los partidos que no exigen esa dimisión inmediata, y también la dignidad de todos los españoles, se pierde a raudales en aquella ciénaga con el paso de las horas.

Los partidos mejor colocados en los sondeos de intención de voto mantienen ese silencio indigno precisamente por temor a que Rajoy, por una vez, decida disolver las Cortes y convocar elecciones anticipadas: no le interesa ni al PP. El PSOE, aunque aventaja levemente a los “populares”, sigue consiguiendo unos resultados misérrimos y está en proceso de renovación interna. Izquierda Unida también se ha visto salpicada por el caso de las tarjetas B de Bankia, y quizás prefiera dejar pasar unos meses, cuando el tufillo de ese caso sea menos perceptible. Y a Podemos lo cogería con el paso cambiado, cuando está empezando a organizarse para afrontar los retos electorales de 2015.

Cuando la dignidad de todos se intercambia por escaños y cuando la estrategia electoral es más importante que la exigencia de justicia, no queda mucho espacio para la esperanza. La dignidad reclama otra política, otra democracia y, en lo inmediato, demanda unas elecciones anticipadas.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: