jump to navigation

URGENTE: Los Estados Unidos o la guerra civil permanente 15 diciembre, 2012

Posted by Domingo in Relaciones Internacionales, Soberanía.
trackback

Ha vuelto a suceder. Los ciudadanos de los Estados Unidos se han horrorizado una vez más ante una nueva matanza de niños, la mayoría de entre cinco y diez años, perpetrada por un joven en Newtown, Connecticut. La historia de las matanzas de escolares en ese país no es precisamente nueva. Aunque la tragedia de Columbine en 1999 ha sido la más mediática (gracias también a Michael Moore y su “Bowling for Columbine”), ya en 1927 alguien asesinó a cuarenta y cinco personas en un colegio de Michigan.

La consternación provocada por este inmenso drama es y será el centro de atención de la mayoría de los medios de comunicación (particularmente de los amarillistas) y de las personas que se informan con ellos. Además, estos sucesos suelen sacar a la luz comportamientos ejemplares únicos, como el del niño que escribió a su madre una hermosa nota de despedida: cualquier padre del mundo desearía tener un hijo así.

Una vez secas las lágrimas, la mirada de los medios se dirige hacia el debate sobre la libre compraventa de armas en los Estados Unidos y el sustento constitucional y político que ésta posee. Asimismo se hace inevitable bucear en los aspectos culturales del problema, desde el punto de vista sociológico y psicológico, incluyendo las posibles patologías de los autores de tales matanzas. Y, desde luego, resulta imposible eludir el tema del enorme negocio que significa el derecho a poseer armas de fuego en el principal fabricante mundial de ese tipo de ”productos”, incluyendo la poderosa influencia del complejo militar-industrial, que ya denunció en su discurso de despedida el presidente Eisenhower en 1961. Parece imposible que un victorioso general de la Segunda Guerra Mundial pudiera nunca llegar a advertir a sus ciudadanos de esta manera: “Debemos cuidarnos de la adquisición de influencia injustificada, tanto solicitada como no solicitada, del complejo militar industrial“.

Pero, a mi juicio, lo realmente significativo es el telón de fondo dibujado por estos hechos y, sobre todo, por los datos que los acompañan en las páginas de los medios. De entre ellos hay dos tan impresionantes como irrefutable es la conclusión a la que conducen. La proporción de ciudadanos armados en los Estados Unidos de Norteamérica supera con creces a la de cualquier país en guerra. Y el número de muertos por armas de fuego cada año es también muy superior a los soldados caídos en las múltiples guerras que el estado más poderoso del mundo suele sostener habitualmente.

Es indiscutible, los Estados Unidos viven una guerra civil permanente, como en cierto modo deslizó Moore en su conocido reportaje. Unas veces adquiere un matiz de exclusión racial y social, en otras ocasiones “simplemente” delictivo, y hasta “patológico” en otras. Pero todo apunta a sus características sociales más relevantes. El triunfo del individualismo y de la competitividad radical (que genera entre muchos jóvenes dos categorías: “ganadores” y “perdedores”), la preeminencia de lo privado sobre lo público (que afecta al mismo concepto de seguridad ciudadana), la mercantilización a cualquier precio de cualquier clase de objeto (lo que incluye hasta armas de guerra), y la violencia como lenguaje de uso muy común, desde el genocidio de los pueblos originarios hasta la explotación sin fin de la esclavitud y la trata, pasando por el pistolerismo de los grandes latifundistas ganaderos que tan explícitamente ha retratado el Western de Hollywood

No hace falta ser determinista para asegurar que no podía ser de otro modo, porque ésas y no otras son las características esenciales del capitalismo, las que mejor definen su “personalidad”. Y, si algún país en el mundo representa mejor que los demás los valores esenciales del capitalismo, ése es los Estados Unidos de Norteamérica. Y lo hace a costa de sufrir una guerra civil permanente, con frecuencia salpicada por el horror de contemplar las víctimas más inocentes de cualquier conflicto, los niños.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: