jump to navigation

URGENTE: El 29 M y las razones para no ir a la huelga 27 marzo, 2012

Posted by Domingo in España, Soberanía.
trackback

Nadie debería dudar sobre la necesidad de la huelga general convocada para el próximo jueves 29 de marzo. Incluso los votantes del PP, que han visto cómo el gobierno de Rajoy ha incumplido inmediatamente las promesas estrella con que ganó las elecciones (especialmente en lo tocante a la reforma laboral), deberían tener sobradas razones. De hecho, todas las huelgas generales convocadas en España desde la aprobación de la constitución de 1978 hasta hoy han estado provocadas por el paulatino retroceso de los derechos de los trabajadores, al que la actual reforma laboral le ha puesto una guinda muy amarga.

Sin embargo, parece que sólo un 30% de la población ocupada está dispuesta a seguir la convocatoria. Una parte corresponde a la mayoría de los votantes del partido del gobierno, que no encuentran suficientes motivos en los cambios que éste se propone hacer en el mercado laboral (¿serán todos empresarios?), pese a su extrema gravedad, denunciada por 54 catedráticos de Derecho del Trabajo. Así que poco podrá hacerse con las lealtades partidistas, que en la España actual atraviesan a menudo la frontera del sectarismo.

Más ridículo, y también cínico, resulta el argumento preferido de los empresarios: “la huelga dañará la economía y la imagen exterior del país”. Puede ser verdad, pero mucho más quebranto le hacen los recortes en el gasto público, que, según la ONU, “empujan la economía mundial hacia el desastre”. Y peor aún es la sangría del fraude fiscal que esos mismos empresarios perpetran cada año (casi 60.000.000.000 de euros en 2010). Un fragrante delito que cometen impunemente con la complicidad cotidiana de la clase política y de los grandes medios de comunicación del país, pero que no pasa inadvertido a los de otras latitudes, como The New York Times.

Otra razón para no secundar la huelga, nacida de la decepción pero aumentada por una cierta clase de miopía, es que los sindicatos que la convocan forman parte del sistema. Efectivamente, las centrales sindicales mayoritarias españolas, como todas las occidentales, son parte constitutiva del entramado que ha ido erosionando progresivamente los derechos de los trabajadores. Esto les ha valido severas y merecidas críticas de los Indignados, por ejemplo. Pero esta huelga no se hace a favor de los sindicatos, sino para defender los derechos de los trabajadores y, más allá, la democracia: la reforma laboral, como el ataque a las deudas soberanas de varios países, es otra de las estrategias del capitalismo totalitario para imponer su dictadura.

No obstante, el peor de los argumentos contra la huelga, por sus efectos desmovilizadores, es que no servirá para nada, que “no arregla nada”. No deslegitima sus causas, sino que le niega consecuencias, nos roba a todos la esperanza de provocar un cambio. Por ello es el que está prestando un mejor servicio a los empresarios y al gobierno, que no escatiman esfuerzos por inocular este virus en las conciencias de la ciudadanía a través de los medios de comunicación, y de las mismas encuestas.

Pero es tan nocivo como falso. Decenas de millones de tunecinos, egipcios, libios, yemeníes, sirios…lo atestiguan: las movilizaciones sociales pueden derribar la tiranía aparentemente más sólida. Y los islandeses, que apenas superan las 300.000 almas, también: su ex primer ministro ya está sentado en el banquillo acusado de negligencia en la gestión de la crisis, mientras su economía “remonta el vuelo”.

Eso es precisamente lo que más temen los grandes capitalistas (“los mercados”) y su mansa servidumbre política. La agitación popular entraña conciencia y determinación, como la que han exhibido los Indignados. Por eso, Stratfor, una empresa estadounidense de espionaje internacional (“la CIA en la sombra”), ya está investigando a los integrantes del movimiento 15M: puede ser un semillero “de nuevos dirigentes y nuevas ideologías”.

Y tienen motivos para inquietarse. Si las manifestaciones constituyen un signo evidente de movilización social, los datos del Anuario Estadístico del Ministerio del Interior son muy elocuentes: el número de convocatorias comunicadas al ministerio entre 2007 y 2010 se ha multiplicado casi por cinco. El descontento de los españoles se está incrementando espectacularmente, así como su determinación para manifestarlo. Y, además, de forma legal y pacífica: las protestas comunicadas no llegaron a la mitad en 2007, mientras que en 2010 ya supusieron el 77%. De ahí el empeño policial en reventarlas violentamente, aunque sean de estudiantes de secundaria.

AÑOS

MANIFESTACIONES

PARTICIPANTES

Com.

No com.

Com.

No com.

2007

4.527

4.604

864.262

482.730

2008

8.760

6.466

1.397.992

454.735

2009

18.568

5.455

¿?

¿?

2010

21.941

¿?

¿?

¿?

Fuente: Anuario Estadístico del Ministerio del Interior. Elaboración propia.

Más significativos aún son los datos que el ministerio ha dejado de ofrecer en los últimos tiempos. Quizás todavía sea pronto para exigirle la publicación del anuario correspondiente al año pasado, pero ¿por qué ya no podemos saber cuántas manifestaciones no comunicadas (espontáneas, la mayoría) hubo en 2010, ni los participantes en todas las protestas desde 2009? Se me ocurren sólo dos posibilidades: han perdido la cuenta, o no se atreven. En cualquier caso, las dos evidencian el temor de la plutocracia española a una movilización social que, indiscutiblemente, va en aumento. Y constituyen un motivo extraordinario para ir a la huelga el 29 de marzo próximo.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: