jump to navigation

URGENTE: Comportamientos deplorables 14 enero, 2012

Posted by Domingo in Relaciones Internacionales.
trackback

Las imágenes de cuatro soldados norteamericanos orinando sobre algunos cadáveres de talibanes ya habrán dado varias vueltas al mundo y, según parece, han causado indignación en el Pentágono y en el gobierno afgano. También habrían ofendido profundamente al propio Carl von Clausewitz (1780-1831), aunque él mismo reconoció la importancia del odio como uno de los tres factores fundamentales para el buen desarrollo de la guerra.

La frontera entre ese odio necesario y el desprecio es bastante difusa. Y el lavado de cerebro que reciben los soldados y los ciudadanos norteamericanos (también los españoles, que ya han matado unos cuantos “moros” allí) sobre la superioridad de los Estados Unidos y, por supuesto, de sus ejércitos no favorece precisamente el también necesario respeto por el enemigo, vivo o muerto.

Como los mismos medios reconocen, esta atrocidad se une a otras, desde las cacerías de civiles en Afganistán, pasando por las torturas en la prisión iraquí de Abu Ghraib, y terminando en Guantánamo. Todas ellas juntas constituyen un torpedo autodirigido contra la línea de flotación de la imagen internacional de los Estados Unidos. No es extraño pues que la primera potencia mundial y una de las democracias más antiguas del mundo siga sin reconocer la jurisdicción de la Corte Penal Internacional: de hacerlo, sus últimos presidentes y muchos mandos del Pentágono terminarían enfrentándose a cargos por crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Sin embargo, pese a la inmensa tragedia que suponen para sus víctimas y al rechazo social que pudieran causar, todos estos actos le vienen como anillo al dedo al discurso belicista de los Estados Unidos y de sus aliados: las únicas atrocidades de estos dos conflictos son esos (inevitables) “actos deplorables”. Así, una vez castigados sus responsables, la guerra queda a salvo de toda duda política o ética. Y así también las conciencias de millones de ciudadanos, que ya han aceptado las invasiones de Irak y de Afganistán como un eficaz instrumento político, pueden continuar durmiendo en paz.

No obstante, la peor atrocidad, y con mucha diferencia, es la guerra misma. Por ello el general Sun Tzu, que vivió en el siglo V AC, creía que “la mejor victoria es vencer sin combatir”. Así, aunque las cifras de muertos provocados por estos dos conflictos son objeto de una interesada desinformación, se aproximan bastante a 1.000.000 de personas, la mayoría civiles, a las que habría que añadir las relativas a heridos y desplazados, siempre más abultadas. Y ahora que las tropas occidentales parecen estar abandonando ambos países, dejarán tras de si un paisaje desolado, a Irak al borde la una guerra civil y a Afganistán convertido en el principal productor mundial de opio. ¿Cabe más atrocidad?

Los “actos deplorables” no son la excepción deshonrosa de una “guerra limpia”, sino la punta de iceberg que deja ver el horror de la guerra, a secas. El soldado Bradley Manning cometió el delito de desvelarlo, por lo que será condenado seguramente a cadena perpetua, tras haber sufrido toda clase de vejaciones. Y la reacción de los dirigentes talibanes ante las infringidas a sus combatientes caídos son también muy reveladoras del mismo horror: no interrumpirán sus negociaciones de paz con el gobierno de los Estados Unidos.

Anuncios

Comentarios»

1. Paco Armas - 15 enero, 2012

Hola Domingo, cuando el general chino Sun Tzu dijo esa frase no existían las multinacionales de la industria armamentista que existe hoy en día, y que se han convertido en verdaderos poderes en la sombra. Estados Unidos invirtió en armamento 607.000 millones el año 2008. Gran parte de la economía norteamericana está basada en la economía productiva de guerra, que genera grandes negocios con elevados beneficios. Si no hay guerras donde vender armas sube el desempleo en EE.UU. y las multinacionales pierden dinero.

Estamos asistiendo actualmente a la preparación de una nueva intervención militar por parte del grupo que lidera EE.UU. Esta nueva intervención tiene como objetivo Iran, por la posible construcción de armas nucleares. Para ello tienen que acabar previamente con las intervenciones en Iraq y Afganistán que les generan gastos innecesarios una vez alcanzados sus objetivos. Ahora necesitan tiempo para acumular fuerzas, recursos y preparar a la opinión pública mediante la manipulación de la nueva campaña bélica.

Domingo - 16 enero, 2012

Gracias Paco.
Llevas toda la razón. Clausewitz se hizo famoso por afirmar que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”. Sin embargo, los intereses de los fabricantes de armas, sobre todo los norteamericanos, han hecho que la guerra se convierta en un fin en si mismo. Justo el año que nací el (saliente) presidente Eisenhower advertía al pueblo de los Estados Unidos sobre la creciente influencia política (que ya era “mangoneo”) del Complejo Militar Industrial. Y no debemos olvifdar que él había sido uno de los generales yankis más importantes de la Segunda Guerra Mundial.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: